Inicio > Estamos leyendo > Primeros comentarios sobre Cometas en el cielo

Primeros comentarios sobre Cometas en el cielo

Entre turrones y compras navideñas, he arañado un poco de tiempo para sentarme delante del ordenador y escribir el post prometido sobre la primera parte del libro que estamos leyendo, Cometas en el cielo. En el día de hoy, teníamos la marca señalada en la página 90 del libro, o lo que es lo mismo, los siete primeros capítulos. Antes de nada, creo que sería conveniente que supiésemos algo más sobre el autor de este libro: 

Khaled Hosseini es un médico y novelista afgano-estadounidense nacido en la capital de Afganistán, Kabul, el 4 de marzo de 1965. Publicó en 2003 la creacion novelística Cometas en el cielo. Su segundo libro, Mil soles espléndidos, fue publicada en 2007.

Su padre fue diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores de Afganistán y su madre enseñaba farsi e historia en un gran instituto en Kabul. En 1976, El Ministerio de Asuntos Exteriores envió a la familia a París. En 1980 estaban preparados para volver a Kabul pero para entonces Afganistán había sufrido la invasión soviética. Los Hosseini recibieron asilo político de Estados Unidos. En septiembre de 1980 se trasladaron a la ciudad de San José, en California. Hosseini acabó los estudios secundarios en 1984 e ingresó en la Universidad de Santa Clara, donde se graduó en Biología en 1988. Al año siguiente entró en la Facultad de Medicina de San Diego, donde en 1993 se licenció en Medicina. Completó sus prácticas como residente en el Cedars-Sinai Hospital de Los Ángeles. Trabajó como interno en prácticas de 1996 a 2004. Mientras hacía estas prácticas, empezó a escribir su primer libro, Cometas en el cielo, que se publicó en 2003 y que, desde entonces, se ha convertido en un bestseller y se ha publicado en 48 países. En 2006 fue nombrado embajador de buena voluntad del ACNUR. En el 2007 se estrenó la película Cometas en el cielo, dirigida por Marc Forster, basada en su primer libro.

Nuestro primer libro está ambientado en el Afganistán de 1975, durante la invasión rusa previa a los talibanes. Amir es un niño de doce años, huérfano de madre, cuya mayor ilusión es lograr el reconocimiento y el cariño de su “baba” (su padre). La infancia de Amir ha transcurrido tranquila con su compañero de juegos Hassan, un hazara de clase inferior al que ni siquiera puede llamar “amigo” porque lo impiden las leyes implicitas de su país. Hosseini nos introduce en un mundo desconocido para nosotros con una descripción magnífica de ambientes, cultura y tradiciones afganas.

Debo confesaros que me encuentro fuera de Madrid, y mi tiempo delante de la pantalla es muy limitado, así que no puedo contaros ahora mismo mis impresiones sobre el libro (os adelanto que son muy muy positivas), pero lo haré en un par de días, ya en casita, y antes de que finalice el año.

Pero, ¿y vosotros? ¿qué os está pareciendo la novela? ¿os están enganchando como a mi? ¿qué decís sobre el estilo del autor, los personajes, el contexto histórico? Queda oficialmente inaugurado el debate de Cometas en el cielo, y espero ansiosa leer vuestros comentarios. ¡Contadnos!

Anuncios
Categorías:Estamos leyendo
  1. 30 agosto, 2014 en 17:56

    The best information on Recommended Web site anywhere

  2. lexurigl
    11 enero, 2011 en 18:57

    Hola a todos,

    El libro me ha encantado por varios motivos: como dice Vicent, porque me ha enseñado muchas cosas de una cultura que desconocía completamente; y por otro, por la ternura que se desprende a pesar de toda la tragedia que hay en él. Me ha sucedido algo parecido a lo que me ocurrió con la película de Roberto Benigni La vida es bella. A pesar de la tragedia que hay en hechos tan brutales como fue el holocausto, en referencia a la película, o la situación política y de brutalidad que se vive en Afganistán el libro me ha dejado una sensación de ternura que no podría describir. Por supuesto que hay momentos de la narración en la que el autor hace una descripción tan acurada de la escena que llegué a contener el aliento por las atrocidades que se relataban pero por encima de todo lo que ha podido es la ternura de la figura del niño que siempre hay presente. Ya sea en la figura de Hassan o Amir, al comienzo; o la se Sohrab, posteriormente.
    Me ha gustado especialmente la forma en la que el autor hila los distintos personajes y entreteje un argumento del que repentinamente desaparecen elementos que se vislumbran clave, como es el caso de Rahim Kan, y vuelves a introducirlos en la historia sin hacerlo de una forma brusca ni forzada. Esto ha hecho que estuviera continuamente a la espera de la reaparición de ellos. Cada página que pasaba espera el momento en el que volverían a escena y como los introduciría nuevamente el autor en la historia.
    He intentado no destripar a nadie el libro y espero haberlo conseguido.

    Un saludo a todos,

    Lexuri

  3. Vicent Ferrero
    10 enero, 2011 en 22:15

    Hola a todos,

    Bueno, creo que vamos a escribir todos con un poco de retraso debido a las fiestas, pero lo importante es haber sacado un poco de tiempo para leer y cumplir con nuestros objetivos aunque sea un pelín tarde.

    A mí el libro me está pareciendo sensacional por varias razones. La primera es que soy bastante clásico en el tema de la literatura y éste es un libro que quizá nunca hubiera elegido si lo hubiera visto en una librería o en una biblioteca, con lo que me ha sorprendido mucho y eso me gusta, porque el club va a servirnos para obligarnos un poco con todo aquello que posiblemente nunca hubiéramos leído.

    La segunda razón por la que me está pareciendo un libro estupendo es por la naturalidad con la que habla el autor de los rasgos culturales afganos e islámicos al dirigirse a un público, por qué no decirlo, mayoritariamente occidental. Yo he aprendido una cantidad ingente de nuevas cosas y eso siempre es interesante. Voy a hacer una relación que nos sirtva a todos:

    1. Kofta: Albóndigas de carne picada.

    2. Naan: Pan plano sin levadura.

    3. Saratán: Este término es interesante. Se refiere al cáncer, pero es curiosa la evolución de la palabra es muy curiosa porque “Cancer en latín significa ya ‘cangrejo’. El término griego equivalente (y procedente de la misma raíz indoeuropea) es karkínos καρκίνος, que, además de ‘cangrejo’, significaba ‘úlcera maligna’, ‘cáncer’, cosa que documenta Hipócrates. El latín calcó este nuevo significado del griego y por eso cancer incorporó también en latín el significado de ‘úlcera maligna’ y ‘cáncer’, un nuevo calco del latín, como otros muchos que hemos comentado en esta sección de palabras de la semana. Hasta aquí, no hay ninguna dificultad. El español desdobló cancer del latín en dos palabras, por un parte, cangrejo a partir de una forma derivada de cancer con sufijación de diminutivo y por otra como cultismo latino cáncer. La cuestión que se han planteado muchos médicos y lingüistas es qué relación establecieron los griegos entre el cáncer y los cangrejos.
    Concepción Vázquez de Benito, pfra. de árabe de la Universidad de Salamanca, especialista en árabe científico medieval, nos llama la atención sobre el término español zaratán ‘cáncer de mama’, procedente de ár. saratān donde tiene el doble significado de ‘cangrejo’ y ‘tumor canceroso’; como vemos, el árabe reprodujo por calco del griego, como el latín, la metáfora del cangrejo. En la tradición de la medicina griega, decían los médicos árabes que este mal comienza con una tumoración del tamaño de un garbanzo y luego va aumentando con el paso de los días hasta que se hace más grande y adquiere una intensa dureza; tiene una raíz grande y redonda en el cuerpo; su color es negruzco, encima de él hay unas venas verdes y negras, a cada lado, y cuando se toca, se nota en él un ligero ardor. Averroes señala que su origen es la bilis negra o melancolía y que se extiende a otras partes del cuerpo”. ((c) dicciomed. http://www.dicciomed.es/php/diccio.php?id=4749)

    4. Cordero caracul: de lana negra, rizada y lustrosa. Variedad de carneros de Asia occidental. Una de las más apreciadas por la industria peletera.

    5. Farsi: persa.

    6. Mullah: Persona versada en el Corán, los hadices y la jurisprudencia islámica (fiqh). Término análogo al de ‘ulema’, más extendido entre les suníes.

    7. Zakat: Limosna. Tercero de los cinco pilares del Islam.

    8: Hadj: Peregrinación anual a La Meca.

    9: Namaz: Oración obligatoria. Segundo de los cinco pilares del Islam.

    10. jan: Fórmula amistosa y/o cariñosa.

    11. En 1970 no había llegado la TV a Afganistán.

    12: Agha Sahib: Señor.

    13. Bazarris: Vendedores de los bazares.

    Por lo demás hay muchas notas culturales que se desprenden del texto. Un número muy reducido de la población hazara no estaba escolarizada o era analfabeta. Una frase muy gráfica es la que nos aparece en una reflexión de Amir cuando dice: ‘Al fin y al cabo, ¿qué necesidad tenía de la palabra escrita un criado?’.

    Otra frase que hiela la sangre es, al asustarse de noche por las explosiones precedentes al golpe de Estado: ‘La generación de niños afganos cuyos oídos no conocerían otra cosa que no fueran los sonidos de las bombas y los tiroteos no había nacido aún’.

    Sin duda, lo que más me ha impactado del libro es la traición definitiva a de Amir a Hassan cuando aún son niños, y su premeditación. Yo os juro que cuando le deja el reloj y el dinero debajo de la almohada creía que era un regalo. Tal vez pequé de inocente. Lo único que no me cuadraba era por qué la noche anterior había preguntado a su padre por el reloj. Claro, enseguida lo supe; porque, genialidad del autor, esto, que es el punto de inflexión principal de la novela, está dejado caer en página y media. Yo no me podía creer lo que estaba leyendo. Creo que Amir aquí es una de las mejores representaciones del egoísmo que he leído nunca. Genera todo este dolor porque es incapaz de seguir viendo a la persona que le recuerda su egoísmo y cobardía. Me parece tremendo.

    Espero no haberos cansado demasiado,

    Un saludo.

  4. Emanuele Giustelli
    5 enero, 2011 en 16:51

    Sigo con mis comentarios (he leído unas cuantas páginas más de las que se debían leer hasta ayer porque estoy totalmente enganchado: espero que lo que voy comentando no revele cosas que no habeis leído todavía y trataré de quedar en lo genérico).
    Hasta aquí es uno de los mejores libros que nunca he leido: precioso y emotivo.
    Lo que me sorprende es la gran sensibilidad del autor (y éste solamente es su primer libro) que nos hace sentir – de manera casi autobiográfica (porque en su particular caso se habla de la invasión rusa) – el sufrimiento tras la entrada de los talibanes.
    Página tras página, se va construyendo una impresionante historia llena de contrariedades que hacen subir la intesidad del cuento, con un ritmo sostenido e incesante en el cual situaciones muy duras se alternan a fases de extrema ternura.
    Hosseini crea ambientes en los cuales casi podemos saborear lo que nos va contando con una prosa suelta maravillosa.
    Una sensación muy rara que me provoca el libro: tengo ganas de seguir leyendolo pero me da pena ver que las páginas a la derecha van “adelgazando” porque tengo casi miedo que termine.

    Ciao
    Ema

  5. Emanuele Giustelli
    29 diciembre, 2010 en 16:19

    Acabo de leer la última página del capítulo VII… Lo siento: un poco de retraso porque las fiestas me han quitado parte del tiempo.
    Bueno… mis impresiones: simplemente un libro que hay que leer.
    La narración, clara y simple, está enriquecida de palabras árabes que la caracterizan aún más en el entorno en el cual se está desarrollando la historia. A nivel personal: lo que se cuenta me toca muy de cerca poco conozco a varias personas que viven en mi ciudad y que vienen de Afghanistan. De vez en cuando nos hablan de su linda tierra y detallan con minuciosidad de particularidades las tradiciones de un pueblo que no quiso forzosamente la guerra que lo está destruyendo. Lo que he tenido que hacer (con el fin de enteder bien la historia) ha sido ir a averiguar que significa ser “Pashtun” (http://es.wikipedia.org/wiki/Pashtun) y “Hazara” (http://es.wikipedia.org/wiki/Hazara): hay una profunda diversidad tanto cultural como étnica que viene de las diferencias entre “Sunitas” y “Chiitas” que todavía generan violencias inenarrables en los territorios islámicos. Tal y como lo escribe Iria en su comentario, nos estamos acercando a un mundo desconocido y podemos elegir entre dos maneras de leer este libro: pasando de una página a otra simplemente dejando que las palabras nos cuenten la historia o tratando de entender bien lo que Hosseini nos quiere dar a conocer, es decir la cultura de un pueblo que queda lejos de nuestras tradiciones y que tiene su propia forma de ver e interpretar la vida.
    Seguiré leyendo porque la historia me ha enganchado y tengo ganas de ver como se sigue desarrollando.

    Ciao
    Ema

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: